Amaia Oloriz

Mostrando los 2 resultados

  • El largo sueño de tu nombre

    «En la cara norte de la celda se abría una única ventana, desprovista de cristales y protegida por gruesos barrotes. Aquella abertura podía ser su amiga o su peor enemiga, todo dependía de la estación en la que se encontraran. En aquellos días de mayo se la sorteaban. Todos esperaban ansiosos su turno para pegar…

  • El largo sueño de tu nombre

    «En la cara norte de la celda se abría una única ventana, desprovista de cristales y protegida por gruesos barrotes. Aquella abertura podía ser su amiga o su peor enemiga, todo dependía de la estación en la que se encontraran. En aquellos días de mayo se la sorteaban. Todos esperaban ansiosos su turno para pegar…